Las empresas ya no centran la gestión en recortar gastos

L’ECONOMIC 20110402 p18 (pdf)

Tras dos años dedicados a la reducción de costes de personal y gastos generales, las compañías priorizan el refuerzo de la estructura comercial para aumentar ventas

L’ECONOMIC – Girona – Joan Poyano – 2/4/2011

Aumentar las ventas es la primera prioridad de las empresas, tras dos años de haberse centrado en la reducción de costes, según el tercer termómetro financiero elaborado por la Asociación Española de Financieros y Tesoreros de Empresa (Asset) y el la escuela de negocios Eada. Esta es la principal conclusión de las respuestas facilitadas por los directores financieros de 321 empresas -119 con facturación de menos de 7 millones de euros; 49, de entre 7 y 25 millones; 48, de entre 26 y 100 millones; 57, de entre 101 y 500 millones, y 48, de más de 500 millones-, que indican que las medidas de reducción de costes tomadas los años 2009 y 2010 han permitido recuperar la rentabilidad, que pasa de una media de beneficio antes de impuestos e intereses del 4,9% del activo de 2009 al 5,7% en 2010, la misma que en 2008.

En paralelo hay una mejora de la facturación, aunque sólo del 2,1% (un 45,8% de las empresas han aumentado, un 32,7% se mantienen y un 21,5% han vendido menos), un crecimiento real negativo ya que la inflación del año pasado fue del 3%. Las empresas son ligeramente optimistas para 2011, ya que prevén un crecimiento del 5,5% de facturación. El 55% previsto crecer, el 33% mantenerse y se reduce hasta el 11% el porcentaje de las que venderán menos.

Si el análisis económico de las empresas presenta signos de una pequeña mejora, el análisis financiero presenta claroscuros: se han deteriorado las condiciones de cobro, ya que se ha pasado de los 66 días de plazo de cobro del año 2008 los 71 de 2009 y los 83 de 2010. El lado positivo es el cambio de tendencia: en 2009, el 55% de las empresas admitían que había incrementado la morosidad, mientras que en 2010 lo decían un 39%. Son datos que coinciden con las de la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros (Asnef), según la cual la morosidad en España superó el año pasado los 70.000 millones y llegó al valor máximo registrado desde 1994, aunque que el crecimiento anual fue del 34,3%, la mitad que en 2009. En 2010 se cerró con más de 8,5 millones de operaciones impagadas, correspondientes a más de cuatro millones de morosos, de los cuales 300.000 eran empresas y demás personas físicas. En Cataluña, la deuda empresarial impagado medio fue de 81.886 euros, y el de las personas físicas, de 12.764 euros.

También ha aumentado significativamente el endeudamiento bancario de las empresas; ha pasado del 26,6% del pasivo del 2009 al 35% de 2010.

“La falta de crédito del año 2009 forzó a las empresas a hacer un gran esfuerzo en las mejoras de financiación mediante el aumento del control de clientes, inventarios, reducción de costes y gastos generales. Estas acciones fueron defensivas y de contracción de la actividad. La noticia positiva de este estudio es que la mayoría de las empresas españolas ya han hecho el trabajo interno de readaptación a la crisis y están llevando a cabo políticas para centrarse en la rentabilidad y en la mejora de las ventas “, señala Xavier Iglesias, director general de Asset.

Las prioridades de las empresas para este año son reforzar la actividad comercial para aumentar las ventas, reducir costes generales, desarrollar nuevos productos y, en cuarto lugar, reducir costes de personal o reestructurar la plantilla, ámbito que en 2010 fue el primero. Las inversiones se centrarán en la actividad tradicional en el 54,5% de las empresas consultadas, en el mínimo para la subsistencia en el 34,95%, y en el crecimiento internacional en el 28,3%, entre otros aspectos como ahora compras para diversificar la actividad (13,1%) y compras de competidores para ganar cuota de mercado (10,9%). 

Como el crédito continuará bajo mínimos por la segunda fase de reestructuración del sistema financiero español, la actividad empresarial deberá sustentarse en alternativas como entrar en el mercado alternativo bursátil y la autofinanciación. Rafael Sambola, profesor de Eada y coautor del estudio, señala en este sentido que “las empresas deben empezar a hacer un sacrificio en el reparto de dividendos para conseguir más autofinanciación y tener un crecimiento más sostenible”. Sambola añade que la losa que lastra la economía española actualmente es la deuda, tanto público (la reducción limita la inversión de las administraciones que ayudaría a salir de la crisis) como privado (que provoca menos consumo).

SIN CAMBIOS EN EMPLEO.

En este contexto, Iglesias augura que “hasta el 2013 o el 2014 no habrá la alegría de antes de la crisis”, y que no se prevé que crezca el empleo hasta dentro de dos años. Es significativo que, según este termómetro, sean las pequeñas empresas las que crearán la poca ocupación que se generará este año: mientras que un 25% de las pequeñas empresas prevén aumentar la plantilla, sólo el 9,5% de las grandes y el 5 , 6% de las medianas creen que generarán empleo. El estudio recoge que sólo un 18,7% de las compañías encuestadas prevé aumentar la plantilla, respecto al 32% que la reducirá y el 47,6% que la mantendrá.

Confiando en la exportación

El 49,5% de las empresas encuestadas no exportaron el año pasado, y el porcentaje de las que piensan hacerlo en 2011 es del 51,9%. La expansión internacional es una prioridad en la gestión del 30,8% de las compañías, ya que el mercado exterior está más animado que el español, pero difícilmente cambiará las cosas ya que el 60% de la facturación de las empresas que exportan seguirá siendo en el mercado interno.

El cambio de tendencia en el sector exterior lo notaron el año pasado las 400 empresas miembros de la Asociación Multisectorial de Empresas de Cataluña (Amec), que exportaron un 13% más que en 2009, año en que se registró una caída del 14,5%.


A %d blogueros les gusta esto: