El humo en los “Social Media”

Podríamos comparar el momento actual de las redes sociales con una explosión volcánica. Todo el mundo puede ver el humo que genera, todo el mundo es consciente de que algo está pasando, pero nadie puede predecir las consecuencias exactas.

Marc Cortés – Expansión – 30/05/2011

Se trata de tiempos magmáticos, en los que la lava sale del volcán –como las nuevas redes sociales o los usos de las actuales–, pero no sabemos qué parte se va a solidificar y qué parte va a mantenerse inestable y, por lo tanto, corremos el riesgo de quemarnos si la pisamos.

En este entorno, las empresas deben aprender a moverse entre el humo, tratar de no quedar atrapadas en modas y vincular su actividad en las redes sociales a sus objetivos de negocio. Podríamos plasmarlo en cinco recetas:

Del 2.0 al 12%: hablamos mucho del 2.0, de abrir una cuenta en Facebook o en Twitter, y a lo mejor deberíamos plantearnos que esto va del 12%; es decir, de la rentabilidad o la adecuación a objetivos que hay que pedirle a los proyectos. La marca debería fijar unos objetivos y unas métricas (rentabilidad, ventas, notoriedad…) y las redes sociales, en todo caso, deberían contribuir a su consecución.

La conversación está sobrevalorada: cuando está orientada a la conversación por la conversación. Estamos dirigiéndonos a una “Internet de las cosas” en la que en pocos años existirán (según Telefónica) más de 40.000 millones de dispositivos conectados a la red. Pedir a los usuarios que nos digan el estado del tráfico vía Twitter para anunciarlo por la radio dejará de tener sentido, porque los GPS de los coches ya lo harán de forma automática.

De los fans a los contactos: Tener 10.000 amigos, perdón, fans en terminología Facebook es muy estimulante, pero no son contactos de la marca, sino de Facebook. La marca no sabe nada de ellos y seguimos empujando a los clientes fuera de nuestras webs para mandarlos a Facebook. El trabajo es construir una base de contactos donde tener información para poder relacionarnos con ellos y, en todo caso, saber si disponen de perfiles digitales y si quieren que sea en ellos (en Twitter o en Facebook) donde les contemos cosas.

Objetivos

Las redes sociales sirven para segmentar: no se trata de quién tiene más, sino de quién encuentra el grupo segmentado para los objetivos. Las redes sociales sirven para segmentar, para encontrar grupos organizados alrededor de un eje o ámbito temático.

Respeta a tu equipo: ¿verdad que cuando alguien no sabe usar Word le capacitamos (no lo echamos a la calle y contratamos a un “experto en Word”)?, pues entonces ¿por qué maltratamos a nuestros empleados y al mercado laboral cuando contratamos a “expertos en redes sociales” para desarrollar esas actividades? Respeta a tu equipo y capacítalo en temas digitales y contrata a técnicos en marketing relacional, expertos en relaciones públicas o encargados de atención al cliente.

El humo se despejará, como pasa después de una explosión volcánica, y en ese entorno las marcas deben entender que estar en las redes sociales no es un objetivo en sí mismo, sino que debe servir a los objetivos de la marca.


A %d blogueros les gusta esto: