España sale del ‘top ten’ de los países con más riesgo de quiebra (necesitamos buenas noticias)

Via Scoop.itaTICser

Lentamente, los mercados están volviendo a sacar a España del saco de los países periféricos. Al menos, en lo que respecta a las posibilidades de esta economía de sobrevivir a la crisis del euro.

En las últimas semanas, el sí de países como Alemania o Finlandia a la ampliación del fondo de rescate y las declaraciones de varios líderes europeos han extendido la percepción de que Bruselas está dispuesta a aplazar a toda costa la quiebra de Grecia. Por otra parte, el apoyo del Ecofin a la banca y las nuevas medidas del BCE para inyectar liquidez al sistema financiero dejan la puerta abierta a una nueva ronda de recapitalizaciones para las entidades europeas. Estas expectativas, sumadas a las multimillonarias compras de deuda italiana y española emprendidas por el BCE desde el verano, han aliviado las presiones sobre los países periféricos. Especialmente en los mercados de derivados.

Show original (diario de negocio)

Desde finales de septiembre, el coste de asegurar bonos españoles a cinco años contra el riesgo de quiebra, mediante contratos de derivados conocidos como CDS, ha caído un 13%, hasta 375 puntos básicos. Es decir, el riesgo hipotético de que se produzca un impago de esta deuda ha descendido por debajo del 32%. De esta forma, España es el único de los periféricos que ha logrado abandonar la lista negra de los 10 países con mayor riesgo de quiebra. Es más, actualmente, el mercado ve más probable la bancarrota de Grecia y Portugal que la de Venezuela, Pakistán o Argentina.

Italia es otro candidato a abandonar la lista, gracias a las compras de deuda del BCE. Sin embargo, la presión continua de las agencias de calificación está obstaculizando los esfuerzos de Trichet. Así, el pasado 20 de septiembre S&P rebajó el ‘rating’ del país transalpino de A+ hasta A. Por su parte, en los últimos días Moody’s ha rebajado su calificación para Italia, así como la de los principales bancos y empresas del país.

Los CDS no son una herramienta infalible para valorar el riesgo crediticio. Y menos desde que la quiebra de Lehman Brothers y otras entidades especializadas hundiera la liquidez de estos derivados. De hecho, en varias ocasiones la CNMV y Fitch han criticado la elevada volatilidad de los seguros contra impago, que suele desembocar en “falsas alarmas”. Aún así, los CDS son un baremo muy útil del sentimiento de los inversores institucionales.

.


A %d blogueros les gusta esto: