¿Qué hay arriba? ¡El sur!

Para encontrar vías o caminos en el mundo real nos basamos en un mapa o representación mental de las características geométricas, como las direcciones y las distancias entre los lugares. La toma de decisiones depende de la propia epistemología del mundo, por lo que también tiene implicaciones con las relaciones semánticas entre los conceptos, con gran dependencia de las características geométricas. Las perspectivas varían, influenciadas por una serie de factores propios de la persona.

En nuestros mapas físicos del mundo encontramos siempre el norte en la parte superior, pero esto es una cuestión de convención y no es, ni mucho menos, la única manera de representar la realidad. De hecho, esto puede crear una disonancia cognitiva. ¿Si estuviera viviendo en Australia, no debería tener el sur como la parte de arriba del mundo?

Crédito de la imagen: ¿Qué hay arriba? ¡El sur!
Norman B. Leventhal Mapa del Centro en la Biblioteca Pública de Boston.
Disponible en la World Wide de mapas y mapas de ODT, Inc.

Durante los últimos 500 años, la mayoría de los editores de mapas han sido de Europa y América del Norte. Con la orientación del norte en los mapas, han puesto énfasis en la geografía de sus propios continentes, dejando los demás en la periferia. Esta posición cartográfica secundaria también sugiere que estos continentes no son tan importantes económica o culturalmente.

Las implicaciones de cualquier proyección son enormes. Las imágenes que vemos forman nuestra percepción del mundo.

Es enriquecedor ver otros puntos de vista. ¿Alguna vez has visto un mapa con Australia en la parte superior?

¿Quién dijo que el Norte debe estar “arriba”? Los mapas están basados en una variedad de supuestos, la mayoría de los cuales son subliminales y por debajo de nuestro umbral de conciencia.

Del post “Up Side Down“.


A %d blogueros les gusta esto: