CÓMO DEBE SER EL EJECUTIVO DE 2012

Sólo aquellos que saben adaptarse al entorno sobrevivirán a la actual situación económica: flexibilidad, dotes de liderazgo y motivación, además de experiencia internacional son las características del nuevo ejecutivo.

La selección natural del directivo

UNA NUEVA GENERACIÓN LLEGA A LAS EMPRESAS

  1. La crisis no es la única que ha planteado un escenario más complejo. Las nuevas tecnologías exigen conocimiento y experiencia para moverse entre dos mundos: el físico y el virtual.
  2. Los cambios se producen cada vez más deprisa. Cuando el tiempo corre en contra de una empresa, la flexibilidad para adaptarse a las nuevas situaciones es clave.
  3. Los excesos del pasado se lloran en el presente. Por eso, la nueva generación de directivos ha ampliado su formación en aspectos como la RSC o la ética empresarial.
  4. Hace una década, para ser un directivo era suficiente con tener conocimientos técnicos. En un escenario en el que se impone el trabajo en equipo, entender y gestionar las emociones es la clave.
  5. La formación en finanzas y geopolítica es cada vez más relevante para descifrar el escenario de 2012.

Valores que deben primar en esta nueva generación de directivos:

  • Sinceridad: partir de lo que hay, tal y como está, sin disimulos, tapaderas ni ambages.
  • Austeridad: preservar lo esencial y prescindir de lo accesorio.
  • Ejemplaridad: transmitir con el ejemplo lo que esperamos de los demás.
  • Ilusión: poner el corazón en un nuevo proyecto de futuro que motive.
  • Generosidad: invitar, en ese proyecto, al mayor número de gente posible.

Las cualidades que deben reunir los directivos de esta nueva generación:

  • Ser capaz de tomar decisiones después de analizar alternativas y controlar las emociones.
  • Saber decir NO con argumentos sólidos.
  • Evitar las disonancias entre las estrategias de medio y largo plazo y sus políticas a corto plazo.
  • Controlar el yo emocional. Dominar las emociones como el miedo o la rabia cuando los resultados no son los esperados.
  • Comunicar la decepción por situaciones no previstas y al mismo tiempo empezar el proceso de motivación para las nuevas etapas. Utilizar lenguajes positivos.
  • Reconocer al equipo cuando los resultados son positivos.
  • Para hacer frente a la incertidumbre y la complejidad hay que ampliar la mirada estratégica.
  • Cambiar la estrategia cuando los resultados son positivos y abandonar los viejos dogmas.
  • No confundir el mapa estratégico con el territorio de la realidad.

En definitiva, lo que se impone es abandonar la figura del directivo técnico por uno más emocional. Ya no es suficiente con tener un amplio conocimiento sobre un sector o sobre la compañía. En un entorno cada vez más complejo, lo que se impone es la figura de un ejecutivo capaz de liderar, porque ascender a lo más alto ya no depende sólo del esfuerzo personal. El éxito es un trabajo de equipo.

Fuente: articulo “La selección natural del directivo” – EXPANSION – 15/12/2011

Cómo debe ser el ejecutivo 2012 (pdf)


A %d blogueros les gusta esto: