Twitter construye sus propias reglas de cortesía y civismo

Via Scoop.itaTICser

No poner una fotografía en la cuenta denota cierta dejadez.
Las faltas de ortografía y las abreviaciones no están bien vistas.

Un galán de hace medio siglo que desembarcara en las redes sociales y empezara su tuit con un “Distinguido amigo” y lo acabara con la clásica coletilla de las cartas “se despide muy afectuosamente de usted” habría consumido ya 58 caracteres, casi el 40% de los 140 que permite la red Twitter para sus mensajes. ¿Significa eso que los modales de respeto y urbanidad ya no son posibles? En todo caso, distintos, porque ya empiezan a aparecer manuales de urbanidad electrónica aplicables a distintas redes sociales, también a Twitter.

Via www.lavanguardia.com

Es cierto que Twitter sólo tiene seis años de vida, pero sus 140 millones de usuarios (8,5 millones en la versión española) y sus 340 millones de tuits diarios permiten establecer un determinado tipo de comportamientos y a partir de aquí elaborar ciertas reglas de netiqueta, aquí llamadas tuiteretiquetas.

De hecho, basta entrar en las redes para encontrar “Los 10 mandamientos para el correcto uso de Twitter”, del periodista digital Vadim Lavrusic, redactado ya hace dos años, o las “20 reglas de urbanidad en Twitter”, del publicitario Manuel Carlos Teba, por poner sólo dos ejemplos de propuestas en este sentido. Pero las primeras normas, y no son pocas, las fija el propio Centro de Ayuda de Twitter en la web de la red social. Estas que señalamos a continuación son algunas de las más importantes:

1. No suplantación de personalidad ni de marcas. El nombre del usuario no debe suplantar a otras personas ni cuentas con nombres de empresas y/o logotipos que lleven a confusión.

2. Ni información confidencial ni amenazas ni promoción de actividades ilegales. La información difundida no puede revelar datos privados de otras personas (números de tarjetas de crédito, domicilios, documentos de identidad…). Tampoco podrán divulgarse amenazas, ni palabras violentas, ni se podrán promocionar actividades ilegales o difundir pornografía.

3. No podrán cometerse abusos en las cuentas y envíos. La creación masiva de cuentas podrá ser anulada (cuentas inactivas de más de seis meses pueden ser eliminadas sin notificación). Tampoco se podrán importar direcciones para invitaciones ni duplicar o vender direcciones.

4. No se podrá mandar spam. Twitter llega a definir lo que considera trucos de los spammers, como seguir un gran número de usuarios en poco tiempo.

La urbanidad en Twitter 1 (pdf)

En muchos casos estas normas también son aplicables a las webs, blogs o a Facebook, pues se refieren a los límites de la libertad de expresión. Sin movernos de este terreno más externo, se considera de mala educación interrumpir una reunión para contestar un tuit a través del móvil, o hacerlo cuando se está comiendo con otra persona, a mitad de una película, concierto u obra de teatro. Pero existen otras reglas que se refieren estrictamente al ámbito de Twitter y que gozan ya de un cierto consenso. He aquí algunas:

1. Es necesario un perfil profesional. Se considera oportuno colocar una fotografía o caricatura. El huevo que sale por defecto en la pantalla se debería evitar, pues indica dejadez o inexperiencia. Aunque es casi obligado poner el nombre real y un mínimo perfil profesional, se acepta el seudónimo cuando se trata de un perfil satírico sin más, según opina Patrícia Ventura (@Dialalluna), responsable de redes sociales de La Vanguardia. No es descabellado citar en el perfil alguna afición o interés por temas que escapan a los estrictamente profesionales. Es positivo tener un avatar personalizado e ingenioso, porque se trata de tu imagen en la red.

2. Se admite el tuteo pero no los gritos. Con 140 caracteres no hay espacio para las galanterías. Se admite el trato directo de tú, lo practican incluso las grandes corporaciones, en lugar del usted. Pero, en cambio, se considera ofensivo hacer todo el texto en mayúsculas, es como hablar a gritos. Sólo se admite hacerlo para destacar alguna palabra.

3. Ni faltas de ortografía ni abreviaturas. A diferencia de los SMS, en Twitter, y a pesar de la limitación de espacio, no están bien vistas las abreviaciones, excepto algunas que están muy generalizadas. Por el contrario, se considera oportuno acortar los enlaces. Del mismo modo, no se aceptan las faltas de ortografía. La explicación podría encontrarse en los estudios realizados entre los usuarios en Estados Unidos, que indican que el 30% tiene titulación universitaria (la media del país es del 19%). Se trata de personas con un nivel de estudios más elevado, por ejemplo, que los usuarios de Facebook. El escritor José Antonio Millán (@librosybitios), autor de Manual de urbanidad y buenas maneras en la red, diferencia entre el SMS que se hace “deprisa y corriendo” y el tuit que “exige más reposo y un lenguaje más articulado para confeccionar los mensajes”.

4. No es un sitio para chatear. A diferencia de otros espacios de la red creados para chatear, este no es el principal objetivo de Twitter. Es habitual decir que en Facebook se tienen amigos, mientras que en Twitter hay seguidores, con los que se comparten intereses comunes e información. En general, no interesa saber si alguien sale a comer, excepto si es alguien interesante que nos revela quiénes son sus contertulios. Como tampoco importa mucho que se lamente de la lluvia o de lo mal que está el tráfico. Para decirlo a un amigo hay otros sistemas de comunicación o el mensaje directo (privado), “aunque a veces hay gente que parece ignorarlo”, apunta Millán.

5. Control de los seguidores. Si bien al principio se considera lógico seguir a todos tus seguidores (followxfollow), cuando su número crece en exceso ya no es indispensable, es más, no es recomendable tener una lista muy larga porque difícilmente se puede leer y responder a un número tan elevado.

6. Se deben agradecer las menciones y retuits. En principio se considera adecuado dar las gracias a todo aquel que ha retuiteado un mensaje tuyo o te ha citado. Y se considera más lógico hacerlo de forma abierta que no en mensaje directo. Pero Millán opina que la mejor forma de agradecer es retuitear o citar la fuente de donde proviene una idea, ya que “dar las gracias no deja de ser una forma de meter ruido en el sistema”.

7. No promoverse a sí mismo en exceso. La comunidad puede cansarse de ver que alguien sólo publica tuits sobre sus productos o servicios, aunque todo depende del tipo de persona que sea y del interés de sus artículos y entradas. Se da por supuesto que no deben enviarse tuits que no son propios sin decirlo. En todo caso, si se añade un comentario propio debe separarse del retuit.

8. Twitter es interactuar. La red es como la vida misma, dice Patrícia Ventura. El que sólo hace monólogos, el que se atribuye informaciones sin citar la fuente, acaba desprestigiado. Uno sigue a quien tiene algo que ofrecer. Otro especialista en redes, el periodista Juan Varela, señala que entre las habilidades de los nuevos comunicadores está no sólo el saber qué tenemos que contar, sino cómo queremos contarlo y a quién. De lo que se trata, dice, es de “socializar los contenidos”.

La urbanidad en Twitter 2 (pdf)


A %d blogueros les gusta esto: