Informáticos: pocas vocaciones para una profesión en auge

Via Scoop.itaTICser

En las facultades esperan que la crisis impulse las matrículas en carreras técnicas.
La matriculación en ingenierías cayó en la última década y justo empieza a recuperarse.
No son unos freakies, sino los que lideran los negocios más innovadores.

Informáticos: pocas vocaciones para una profesión en auge (pdf)

Via www.lavanguardia.com

Facilidad para las matemáticas y la lógica,creatividad, sentido de la curiosidad, constancia, capacidad para encontrar soluciones prácticas… Características todas ellas que reúne un bueningeniero, en especial los que se dedican a las tecnologías de la información y lacomunicación (TIC), es decir, telecos e informáticos. El programa de la GeneralitatEnginycat, cuyo objetivo era promover las vocaciones técnicas entre los estudiantes, define de esa manera a los ingenieros TIC, una imagen que dista mucho del estereotipo de chico introvertido, amante de los juegos de rol, las fantasías épicas o la ciencia ficción y cuyo mejor compañero es un ordenador con conexión a internet (o un móvil, o una tableta…). Un cliché que se repite en series juveniles de éxito, como IT Crowd (Els informàtics, 3XL), pero que se desmorona ante la realidad: algunas de las empresas con más éxito de los últimos años no podrían funcionar sin la participación de los ingenieros TIC, desde Microsoft a Apple o la red social Facebook y Google.

Las ingenierías TIC resisten mejor a la crisis que otros sectores, según los datos de inserción laboral de varias universidades y de la Agència per a la Qualitat del Sistema Universitari de Catalunya (AQU), pero desde las compañías alertan desde hace tiempo de la falta de perfiles profesionales técnicos. En las facultades creen que la difícil situación económica ayudará a que más estudiantes se interesen por cursar una ingeniería, dada su mayor empleabilidad, coinciden Josep Fernández y Jesús Arriaga, vicedecano de la facultad de Informática de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) y coordinador del Observatorio académico de la Politécnica de Madrid (UPM) respectivamente. “Existe una falta de estudiantes y de profesionales en el sector TIC, en España y en todo el mundo”, señala Fernández. La opinión es compartida por Jordi Serrano, director de recursos humanos de la consultora Everis, una de las más grandes del mundo en servicios TIC, o Sebastián Muriel, de la compañía española Tuenti.

La profesión de ingeniero TIC resiste y va en auge. Constituye una parte nuclear de la nueva sociedad del conocimiento, pero aún no atrae lo suficiente a los estudiantes. La matriculación en ingenierías cayó de los 9.561 alumnos el curso 2000-2001 en Catalunya a los 7.360 en el 2008-2009. Tras ver este descenso estrepitoso, la Generalitat y las universidades pusieron en marcha el programa Enginycat, que ha finalizado recientemente.

Las matriculaciones se han recuperado algo y el curso pasado ya se contó con 8.651 nuevos alumnos en las escuelas de ingeniería, pero la cifra aún no se considera óptima. Según datos del Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Vocacional recogidas por Enginycat, en Catalunya hay unos 100.800 ingenieros, 11.000 menos de los que reclaman las proyecciones de Europa para tener una economía basada en la sociedad del conocimiento. Si las matriculaciones siguen como hasta ahora, se calcula que para el 2020 habrá un déficit de 12.000 ingenieros.

Y eso a pesar de las oportunidades que abren las TIC. El último estudio sobre inserción laboral de los universitarios de la AQU -una macroencuesta realizada el año pasado- indica que la tasa de paro entre los ingenieros es del 7,65%, muy por debajo de la media del país. Hay otras dos disciplinas que tienen todavía una tasa de desempleo menor (ciencias de la salud, con un 5,11% y ciencias sociales, con 6,83%), pero los titulados en áreas técnicas son los que presentan una mayor correspondencia entre formación y empleo desempeñado, los que más contratos fijos y a jornada completan consiguen y también los que más dinero ganan -se trata del sector con menos mileuristas y más dosmileuristas-.

Fernández explica que la bolsa de trabajo de la facultad recibe 200 ofertas de empleo al mes, y Arriaga que la mitad de los recién titulados en TIC no están en el paro ni un día porque encontraron trabajo antes de acabar la carrera.

En Everis el año pasado contrataron a 1.700 personas. En puntas de trabajo han tenido que recurrir a técnicos de Europa del este o de Latinoamérica porque aquí no encontraban perfiles suficientes. ¿Por qué entonces el sector TIC aún atrae poco? La aparente dificultad de estos estudios, el bajo salario comparado con otros países -como ocurre en más ámbitos- o la imagen social son algunos de los motivos, según un estudio de la UPC.


A %d blogueros les gusta esto: