4 razones por las que la televisión social sí existe.

See on Scoop.itaTICser

En el mundo de la televisión, igual que en el mundo de las redes sociales, en las agencias o entre los anunciantes, hay un término que se repite sin descanso últimamente: la televisión social. Pero parece que, a pesar de ser la última moda, no hay tanta gente que sepa lo que verdaderamente significa.

See on Marketing Directo www.marketingdirecto.com

Televisión social significa que millones de personas participan en la experiencia televisiva a través de smartphones o tabletas para compartir sus impresiones sobre lo que ven o hacer check in en sus programas, según explica Simon Dumenco en Ad Age. Y con tanta gente interactuando con la programación televisiva, hay algunas buenas razones por las que sí hay que tener en cuenta a la televisión social:

1. La televisión social eleva los resultados Según un estudio realizado por Nielsen, el ruido social que se genera en torno a los contenidos televisivos puede aumentar los resultados, aunque relativamente. Según el experimento de Nielsen, un aumento de entre el 9% y el 14% en el ruido social supone un aumento del 1% de los resultados en los espectadores de 18 a 34 años. Unas cifras que no son suficientes para impulsar al éxito o al fracaso un programa pero que sí tienen cierta importancia. Además, no hay que olvidar que la importancia de las redes sociales es mayor cuando se trata de estrenos o finales de programas.

2. La televisión social hace que la televisión sea mejor “La gente habla de la televisión social. Pero no pensamos así en Viggle. Pensamos más acerca de televisión mejor. Queremos añadir una capa de disfrute a ver la televisión lo que mejora la experiencia y recompensa a la gente por su fidelidad y participación”, asegura Chris Stephenson, presidente de Viggle. Y es que la televisión social aporta un nuevo concepto de entretenimiento a la televisión, permitiendo que los espectadores interactúen con los contenidos, no sólo aportando sus impresiones de lo que ven, si no a través de juegos como el Trivial de la noche de los Óscar, check ins o cualquier otra cosa que se pueda imaginar.

3. La televisión social consigue que los consumidores participen más allá de la ventana de la cadena El clic ya no es la mayor preocupación en las acciones online, sino que las marcas quieren participación, consumidores que interactúen con ellos a lo largo del tiempo, o que experimenten los atributos de lo que significa la marca. Y eso se consigue, por ejemplo, a través de historias interactivas que utilizan las redes sociales y la televisión como medios naturales donde se van desarrollando. El objetivo es lograr captar la atención de los espectadores durante un tiempo determinado, reforzando la participación profundizando la narrativa antes y después de la emisión de esas historias en televisión.

4. La televisión social ofrece nuevos ganchos para los anunciantes Watchwith ha creado una plataforma de “metadatos basados en el tiempo” que impulsa las aplicaciones sociales para televisión. “Estamos creando un mundo en el que cada marco televisivo es rico en posibilidades”, aseguró el CEO y cofundador de la compañía Zane Vella. Un sistema que crea, segundo a segundo, globos informativos en los que muestra información sobre cualquier escena de televisión. Series, películas o informativos se podrían llenar de información extra, a petición de un consumidor que quiere saber más de lo que está viendo en la televisión convencional.

 


A %d blogueros les gusta esto: