Cómo convertir España en una potencia tecnológica

Cómo convertir España en una potencia tecnológica

El Gobierno prevé una batería de medidas entre 2013 y 2015,sugeridas por Bruselas y recogidas en la Agenda Digital, que velarán por la reordenación de las ‘telecos’ y la modernización de las pymes y de la Administración Pública.

En cifras

85.000 millones de euros

Es la facturación conjunta de las casi 25.000 empresas que componen el hipersector TIC, según la patronal Ametic. Su aportación directa al PIB roza el 6%y la indirecta,el 22%,según cifras del Icex.

386.000 trabajadores

Si se suman los trabajadores de departamentos tecnológicos, el empleo TIC asciende a 1,2 millones de personas. De forma directa, la industria TIC empleaba, en 2011,a 386.000personas.

40% Productividad

Según Industria, las tecnologías de la información y la comunicación son responsables demás del 40% de los aumentos anuales de productividad en la UE (y han llegado al 75% en EEUU).

6 euros

Un trámite realizado digitalmente reduce de 80 a 6 euros de media su coste; de ahí la voluntad de las Administraciones de reducir la brecha digital entre las grandes ciudades y las zonas rurales.

EXPANSION – E.Arrieta. MadridCómo convertir España en una potencia tecnológic (pdf)

Todo está preparado para que la Agenda Digital se apruebe hoy en Consejo de Ministros. Esta hoja de ruta, excesivamente ambiciosa para unos y ambigua para otros, tratará de impulsar el uso y la producción de nuevas tecnologías en España.

La Agenda Digital prevé cuestiones tan dispares como mejorar la confianza en Internet y crear una nueva ley de telecomunicaciones. Esta última, sobre la que pende el futuro de las operadoras en España, se aprobará, previsiblemente, en el primer cuatrimestre de este año.

El plazo previsto para cumplir con los seis grandes puntos del plan del Gobierno es de tres años. No obstante, en caso necesario, existe un margen de otros cinco años, hasta 2020, para cumplir con las exigencias que marca Bruselas. En realidad, la propia Agenda Digital fue concebida para cumplir una serie de pautas establecidas por la Comisión Europea para mejorar la productividad de las empresas e instituciones públicas comunitarias.

La línea a seguir está bastante clara. En Francia el 25% de los nuevos empleos tiene ya lugar en el  sector online. En EEUU, se calcula que el porcentaje de nuevos puestos de trabajo que se producen en la industria digital es del 40%.  “Por su carácter netamente transversal, los contenidos digitales crean riqueza más allá de los sectores puramente tecnológicos”, dijo ayer José Manuel de Riva, presidente de la patronal Ametic, durante la presentación del informe anual de contenidos digitales.

Impacto

A estas alturas, nadie duda del efecto tractor de la tecnología sobre el conjunto de una economía. Se calcula que las tecnologías de la información y comunicación (TIC) son responsables de más del 40% del crecimiento anual de productividad en la UE, y casi el 25% del crecimiento del PIB. Otros cálculos apuntan a que, por cada euro invertido en banda ancha, el producto interior de un país gana 3 euros. A su vez, se estima que cada empleo creado en el sector TIC genera seis empleos inducidos, la mayoría, de elevada cualificación profesional.

En este contexto, España registra unos niveles de consumo digital en línea con otros países europeos. En videojuegos, por ejemplo, el mercado ibérico es el cuarto mayor del Viejo Continente. Pero el déficit comercial digital es patente; esto es, la mayor parte de productos y servicios tecnológicos comercializados son producidos por empresas extranjeras.

El primero de los objetivos de la Agenda Digital es, así, potenciar la producción nacional de tecnología y contenidos digitales. Esto “generaría un retorno económico para España, con efectos multiplicadores sobre el empleo, la fiscalidad y la propiedad intelectual”, según De Riva.

Entre las medidas contempladas para impulsar la creación de empresas nativas digitales y su crecimiento en el exterior, se encuentra un plan de internacionalización orientado a las pymes, dotado de 200 millones de euros, e iniciativas como ¿Vendes en Internet?, de Red.es, para animar a las pymes a subirse al carro del comercio electrónico.

Redes ultrarrápidas

En segundo lugar, la Agenda Digital prevé el despliegue de redes ultrarrápidas (punto que se concretará en la próxima ley de telecomunicaciones). “Ahora bien, sin contenidos digitales, las redes y el hardware no sirven de nada”, señala Pedro Irujo, director de management consulting de Neoris España. En el campo de la educación, por ejemplo, el plan de desarrollo digital contempla incentivar la creación de libros en formato digital, que complementen medidas como el plan Escuela 2.0, por el que se reparten ordenadores personales a los alumnos de Primaria.

Ayer, el ministro de Industria, José Manuel Soria, aclaró que el Gobierno prevé “crear el marco adecuado para que las empresas y los emprendedores inviertan y arriesguen en crear contenidos digitales”.

‘E-Administración’

Otro pilar de la Agenda Digital apunta directamente a la Administración Pública. Industria calcula que, por cada euro público invertido en TIC, el sector privado genera siete euros. En este punto se incluyen cuestiones como la modernización de la sanidad (receta electrónica e historial clínico digital, principalmente), la justicia (expediente judicial electrónico) y la educación, así como la promoción – definitiva – del uso de la e-factura.

La cuarta materia sobre la que trata la Agenda Digital es el impulso de la I+D+i tecnológica. “No se cuantifica el aumento de la inversión pública en este ámbito”, destaca Irujo. Bruselas sí lo hace: para 2020, deberá duplicarse el gasto público anual en innovación.

La mejora de la seguridad y la privacidad, y la alfabetización digital constituyen los dos últimos puntos del plan que se aprobará hoy en el Congreso de los Diputados. El objetivo que marca Europa es que, para 2015, el 75% de los ciudadanos comunitarios (el 60% en el caso de colectivos desfavorecidos) pueda acceder a Internet con regularidad.

En total, se prevé que el Gobierno de Mariano Rajoy destine 3.174 millones de euros al cumplimiento de su hoja de ruta para los próximos tres años. Un plan que, teóricamente, implicará un ahorro de más de 150.000 millones de euros y que supondrá un primer paso hacia la constitución de un nuevo modelo económico.

“Los contenidos digitales son un generador neto de empleo de calidad y alta cualificación. Internet y la economía digital son una fuerza esencial que moldeará el futuro del país”, aseguró ayer Soria.

A largo plazo (hacia 2025), el reto es que las TIC pasen del quinto al segundo puesto como sector que aporta un mayor valor añadido a la economía española, sólo por detrás del turismo. “Estamos convencidos de que la industria tecnológica y de comunicaciones será uno de los factores clave en la recuperación económica, si logramos ser más innovadores, pioneros, competitivos e imaginativos”, afirma, por su parte, Pedro Jurado, managing director de comunicaciones, media y tecnología de Accenture.

Las TIC son ya el sector de la economía que más rápido crece en el mundo.

Contracción

Con todo, las últimas cifras oficiales del sector demuestran que, en España, éste se ha contraído a causa de la crisis. En 2011, el hipersector TIC (incluye los servicios de telecomunicación, las tecnologías de la información, la electrónica de consumo y los contenidos digitales, entre otros subsectores) sumaba 24.300 compañías, que daban trabajo a 386.000 personas, aproximadamente un 1% menos que el año anterior. Por comparar, la industria de la automoción (incluyendo empresas de componentes) emplea a unas 200.000 personas en España. En 2011, todos los subsectores TIC bajaron su facturación, siendo la electrónica de consumo y los componentes electrónicos los más afectados.

Por su parte, los contenidos digitales, que dan trabajo a 77.000 personas, generaron unos ingresos de 18.500 millones, si bien esta cifra incluye, por primera vez, las ventas registradas en Internet por empresas de sectores tradicionales, como la banca y el retail (ver gráfico). “Estamos ante una revolución sin precedentes en la historia de la Humanidad, que está transformando la política, la sociedad y los negocios”, opina Ignacio Pérez Dolset, fundador de U-tad.

Esta misma semana, la Casa Blanca ha confesado que Obama no habría ganado las últimas elecciones de no ser por la campaña que se hizo en Internet.


A %d blogueros les gusta esto: