APPs para exprimir la ciudad

APPs para exprimir la ciudad

Aplicaciones móviles hechas en Barcelona permiten aprovechar mejor los recursos comunitarios.
La aplicación de Social Fundit permitirá hacer donativos esporádicos a entidades sociales.

La Vanguardia – ANDREU MASLVG201302170511LB.pdf

Las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) han demostrado ser muy útiles para hacer la vida más fácil a quienes las saben aprovechar. En Barcelona cada vez hay más aplicaciones móviles que permiten exprimir al máximo los recursos de la ciudad. Unas tienen un origen casual, en un desarrollador intrépido que soluciona un problema concreto. Otras tienen detrás su propio modelo de negocio. Y todas potencian Barcelona como espacio de referencia en innovación de las TIC.

Yes we play, plataforma para encontrar gente para hacer deporte, permite, por ejemplo, aprovechar mejor las instalaciones deportivas de la ciudad: los centros municipales, los parques –donde jugar un partido de ping-pong– o al aire libre –yendo a correr o en bici por la carretera de las Aigües–. El origen de la iniciativa? Un problema concreto y común: “A menudo los amigos trabajan por la tarde y tú por la mañana, o tienen más nivel que tú. Yes we play soluciona estos problemas y te permite conocer gente nueva”, apunta Ferran Llisterri, CEO de la empresa.

SocialDiabetes, para el autocontrol de la diabetes mellitus tipo 1, nació también como respuesta a un problema: “Hace seis años me la diagnosticaron y no entendía que en el siglo XXI aún apuntásemos los registros en una libreta para llevarla al médico”, recuerda Víctor Bautista, jefe de desarrollo. SocialDiabetes –traducida a ocho idiomas y usada en 20 países– complementa la labor del médico, que también puede controlar al paciente desde la web. “En las tiendas de apps hay de todo. Nosotros queremos diferenciar las que engañan de las útiles. Necesitamos una certi cación”, pide Bautista.

En CasualJobs, nalista del Apps4bcn 2012, uno se da de alta como profesional o contacta con los otros usuarios. “Es como unas Páginas Amarillas adaptadas al móvil”, resume Alex Rodríguez, director técnico. “La iniciativa surgió para dar visibilidad a profesionales que lo tienen difícil para darse a conocer: estilistas, cerrajeros, traductores… Y promociona el trabajo de proximidad”, añade Rodríguez.

NUEVAS NECESIDADES, NUEVAS APPS

“Queremos dotar a las entidades de una herramienta que permita aprovechar las actividades que organizan para recoger dinero de forma segura, legal y permitiendo al usuario hacer un seguimiento”, a rma Toni Costa, socio fundador de Social Fundit, orientada a entidades no lucrativas y ONG. Según Costa, “La app encaja con la necesidad de captación de fondos privados de las entidades ante la crisis. Muchas sobreviven con pequeñas aportaciones de vecinos o donantes de toda la vida, y con las subvenciones, que han menguado entre un 40% y un 70%. Necesitan nuevos donantes, gente joven o acostumbrada a las nuevas tecnologías, que colaboren esporáricamente”.

9Smart, fundada en 2012 por jóvenes emprendedores para impulsar proyectos que aprovechen los recursos existentes, se estrena con WeSmartPark, la primera red de Smarparkings Low Cost en Barcelona. “Mejorará la movilidad, implicará a los ciudadanos y, a la vez, solucionará el problema de la falta de aparcamiento”, asegura Cristina Mínguez, CMO. El propietario de plaza gana dinero cediéndola al sistema las horas que no la utiliza. La oferta de plazas en la ciudad podría así doblarse –sin hacer más–, de las 397.108 plazas actuales a 773.410. En 2013 prevén captar 1.200 plazas privadas.

Urbiòtica, por otra parte, desarrolla un sistema para monitorizar la ciudad en tiempo real, con sensores, nodos de recogida y transmisión de datos y servidores conectados a sistemas de información geográ ca y otras aplicaciones. “Comercializamos soluciones para la gestión del aparcamiento, el trá co, la calidad del aire y la recogida de residuos”, dice Fernando Pascual, project manager. “Ahora que objetos y personas están cada vez más interconectados es tecnológicamente viable nuestra propuesta, que responde a ciudadanos que exigen más información y gestores que piden herramientas para adaptarse a la complejidad de los sistemas urbanos”, dice Pascual. En Barcelona ya han desplegado equipos para un proyecto piloto en el 22@.


A %d blogueros les gusta esto: