9.000 millones de objetos conectados

9000 millones de objetos conectados

El Internet de las Cosas se expande por todo tipo de actividades para ayudar a racionalizar procesos y ahorrar tiempo, energía y dinero.

El denominado Internet de las Cosas, en el que las conexiones van más allá de los dispositivos de computación y alcanzan instrumentos y objetos de uso cotidiano, se extenderá en cinco años a través 9.000 millones de aparatos, una cifra equiparable a la cantidad de ordenadores, tabletas, smartphones y televisores inteligentes que habrá entonces.

LA VANGUARDIA – INNOVACIÓN

Este cálculo, elaborado por los analistas del medio de comunicación especializado en economía Business Insider, supone una progresión enorme puesto que en la actualidad el número de herramientas mediante las que se vehicula el Internet de las Cosas no supera los 1.900 millones. De este modo, objetos inertes pueden comunicarse con otros utensilios y máquinas en su misma situación gracias a unos sensores: en el hogar, en el transporte, etc.

Los responsables de la compañía tecnológica Cisco Systems creen que la aplicación de esta fórmula a los campos del marketing y la publicidad será una de las tres principales categorías en términos absolutos, junto a las fábricas inteligentes y los sistemas de apoyo al teletrabajo.

Otra empresa del sector, Machina Research, en un informe preparado para la Asociación GSM, impulsora del Mobile World Congress de Barcelona, prevé la posibilidad de captar ingresos por valor de 100.000 millones de dólares –casi 75.000 millones de euros– con aplicaciones sobre peajes y retenciones en la carretera.

Las redes eléctricas inteligentes que ajustan las tarifas a los consumos de energía representarán en 2015 un ahorro que irá de los 200.000 millones a los 500.000 millones de dólares –entre los 150.000 millones y los 375.000 millones de euros–, según los expertos del Instituto Global McKinsey.

Sin necesidad de mirar solo al futuro, en el presente también hay algunos ejemplos de eficiencia en este terreno. El volumen de residuos residenciales bajó un 17% y la tasa de reciclaje aumentó un 49% en la ciudad norteamericana de Cincinnati, en el estado de Ohio, al entrar en vigor el programa “Pagar por lo que se tira”, que utiliza el Internet de las Cosas para penalizar a los vecinos que se exceden en los límites de la basura. Con la automatización de los depósitos de agua, en Doha (Catar), São Paulo (Brasil) y Pekín (China) se han reducido las pérdidas de este recurso hasta en un 50%.

gadgets del futuro

Imagen de: Los gadgets del futuro


A %d blogueros les gusta esto: