España desaprovecha el potencial de las ‘apps’

Las empresas españolas responden lentamente al cambio de negocio frente a sus homólogas europeas, según un estudio especializado.

Apps 02

El estudio especializado ‘How to Survive and Thrive in the Application Economy‘ (‘Cómo sobrevivir y prosperar en la economía de las aplicaciones’) asegura que hasta el 47% de las compañías nacionales están expuestas a quedarse atrás en el mundo de las apps, pues los directivos desconocen los beneficios de invertir en ellas y la mayoría de entidades carecen de los recursos y cultura necesarios para realizar cambios de este tipo.

El informe, publicado por la multinacional CA Technologies y la analista Vanson Bourne apunta que el miedo a la falta de seguridad es otro de los grandes motivos por los que nuestro país no invierte en esta clase de servicio. Teniendo en cuenta que el 90% de usuarios de smartphones utiliza estas herramientas y que solo en la Unión Europea esta clase de negocio generará hasta 63 millones de euros en 2018, la suya no parece una estrategia demasiado apropiada.

Por fortuna, algunos emprendedores españoles se atreven con este nicho. Los últimos en subirse al carro han sido los creadores de Guudjob, una aplicación que permite buscar y valorar a profesionales de cualquier sector en toda España. Según Jaime Fernández, cofundador de la entidad, las apps deben ser una “prioridad máxima” de las empresas, pero “no se comprende internamente la relevancia de adaptarse, de escuchar y hablar al cliente en su lenguaje, donde las aplicaciones son clave”.

De hecho, es precisamente esta una de las ventajas de las apps, que favorecen la interacción entre usuario y marca, una cuestión fundamental según los resultados del estudio del Grupo Havas Meanigful Brands, que afirma que un 80% de las empresas españolas podrían desaparecer sin que al consumidor le importase.

“Estamos hablando de un claro impacto en negocio, y es cuestión de tiempo que las empresas empiecen a entender que no es una moda sino una necesidad el adaptarse a esta nueva economía y ofrecer herramientas les permita mejorar en el desarrollo de sus servicios y productos, así como en la atención al cliente”, concluye Fernández.

ÁGUEDA A. LLORCA – LA VANGUARDIA


A %d blogueros les gusta esto: