¿Deberías matar a tu APP? Motivos para acabar con ella o para revivirla

zombie-app2

El sector de las apps evoluciona y cada vez es más darwiniano: de las 3.000 aplicaciones aproximadamente que se suben al día al mercado, solo sobreviven las más fuertes o las que mejor saben adaptarse al medio. En el caso del App Store por ejemplo, según la consultora adjust, el año pasado el 80% de sus aplicaciones se convirtieron en ‘zombies’: apps que deambulan sin ser descargadas, ni utilizadas, ni tan siquiera vistas por los usuarios. ¿Qué hay que hacer con esas apps? ¿Pueden revivir?

Una de las categorías más afectadas por esta ‘plaga zombi’ dentro del sector de las apps es la de juegos; una de las más aclamadas por los usuarios, que mejor monetiza en las tiendas de aplicaciones y por tanto, de las más jugosas de cara a grandes compañías o desarrolladores indies que se lanzan a la conquista de las tiendas de apps con sus juegos pensando que estarán a la altura de los tres grandes: Candy Crush, Angry Birds o Clash of Clans. Ilusiones y ambiciones aparte, la realidad es que solo el 20% de las apps sobrevive.

Matar una app

Fernando Piquer, CEO y fundador de Bitoon, habría deseado una ‘Guía de supervivencia app’ cuando desembarcó en las apps de juegos, pero no la tuvo. Por eso, a raíz de los errores y aciertos cometidos por su compañía, Piquer quiso ofrecer su particular vademécum en The App Date Juegos compuesto por diversos consejos como: diferenciarse por el contenido para destacar tu app entre las demás, pensar a medio y largo plazo a la hora de administrar los recursos y no invertirlos todos en un primer juego o, aunque duela, matar a tu app. “En el mundo de las apps pasa igual que en una película de zombies cuando a tu compañero le han mordido: sabes que se va a convertir en zombi pero no le quieres matar y en ese momento se convierte en zombi ¡y de repente se ha cargado a dos de tu equipo! Hay momentos en el desarrollo de una compañía que nos enamoramos de una idea o de una app y no la queremos matar pero en el fondo sabemos que no va a ir a ningún lado. Yo me lo grabaría fuego: es mejor matarla e ir a por la siguiente a que se convierta en un zombi y acabe con el resto de tu equipo”, afirmaba tajante Piquer.

En esta línea, la consultora Econsultancy es más específica y anima a “matar una app” nativa si cumple alguno de estos 8 requisitos: si el desarrollo y el mantenimiento es demasiado caro, si es elevado el ratio de abandono por parte de los usuarios, si los costes de adquisición de usuarios son demasiado altos, si la app no se actualiza o el usuario no la actualiza, si no monetiza, si la web móvil es suficiente y cubre los servicios necesarios, si no se posiciona bien y el resto de usuarios no la encuentra o si su uso sigue sin convencer aún después de haberse lanzado.

Disparar para mantenerse vivo

Naturalmente, existen caminos alternativos y trucos para intentar revivir una app antes de optar por abandonarla definitivamente y en esto, la clave para el CEO de Bitoon está en disparar mucho: “Hay que disparar mucho para asegurarte que te mantienes vivo probando cosas nuevas como ceder territorios a las marcas para que paguen parte del desarrollo de la app a cambio de recuperar la inversión, probar con publicidad, ver fórmulas que otros utilizan o intentar ser flexibles y adaptarse de forma rápida y acelerada”.

Que una app se convierta en zombi es más fácil de lo que pensamos y esto Miguel Muñoz, CMO de Zombie App, lo sabe bien. Para él, algunos factores por los que una app cae en el olvido son la falta de actualización por parte del desarrollador, la ausencia de un sistema de analíticas que detecte en qué está fallando, no pensar en un modelo de negocio, no preocuparse por el ASO (el posicionamiento dentro de las tiendas de apps que favorece que el usuario la encuentre) y no hacer acciones de marketing para promoverla, entre otras.

En este sentido, en Zombie App, spin-off de la consultora tecnológica Biko, han sabido verle oportunidad al “fracaso”de las apps a través de dos programas: Zombie Apps que arrancó en 2013 y con el que han logrado resucitar 3 apps de las 7 que tenían entre manos y ZombieLib, la plataforma en la que están trabajando actualmente que pretende ayudar a los desarrolladores a conseguir usuarios en sus juegos y por tanto, a revivirlas. ZombiLib, que se está testando con 20 desarrolladores, y que podría ver la luz a mediados del año que viene, es un servicio de adquisición de usuarios cualificados por comportamiento que funciona a través de una librería (SDK) creada en su “laboratorio anti-zombie” para aplicaciones de juegos.

Aparentemente y por la descripción, esta plataforma podría asemejarse a otras de adquisición de usuarios como Chartboost o Flurry o a servicios publicitarios como AdMob o Tapjoy aunque, para Muñoz, ZombiLib es diferente al estar dirigido a pequeños y medianos desarrolladores que no tienen tanto presupuesto en marketing a diferencia de las otras plataformas asequibles solo para grandes empresas como “Supercell o King que son capaces de invertir hasta 2 millones de dólares en publicidad al día y que no les importa gastar hasta 4 dólares por cada instalación”.

“Nosotros llevamos gratuitamente tráfico a las aplicaciones a cambio de un porcentaje de las compras in-app purchase de los usuarios que hemos movido en esas aplicaciones. Integrar nuestro SDK es gratis y vamos a éxito: si damos 10 usuarios a ese desarrollador y solo 3 acaban pagando en su aplicación nos llevamos un porcentaje de lo que han gastado esos 3 usuarios”, matiza Muñoz. Aparte de tráfico de usuarios, también integran un panel de analítica bastante simplificado, si se compara con otros como Flurry o Google Analytics, orientado a los desarrolladores para que, con solo ver esos datos, puedan tomar medidas.

Si tu app se encuentra en ese limbo zombi es hora de hacer autocrítica y de responder a esta pregunta: ¿Estarías dispuesto a matar tu app?

Si quieres descubrir más sobre aplicaciones para tu smartphone, visita la nueva web de The App Date.

Rocío Zarzalejos – ElEconomista.es


A %d blogueros les gusta esto: