Archive for the ‘wearables’ Category

Un mundo más inteligente puede ser un mundo más accesible

10/01/2015

En los últimos años la revolución de los dispositivos móviles está cambiando tanto los hábitos tecnológicos de las personas como la forma de comunicarse. Incluso los hábitos de la salud, el deporte y las actividades comerciales y de ocio están siendo afectados gracias a la conectividad permanente de las personas a Internet y sus servicios a través de los dispositivos móviles.

T4F KIT v18

El smartphone como extensión de la persona

Los actuales teléfonos inteligentes o smartphones poseen multitud de funciones, sensores y canales de comunicación que nos permiten interactuar en algunas formas con nuestro entorno.

Su conexión a Internet casi permanente nos permite participar en redes sociales, consultar precios y contenidos así como buscar información sobre lugares turísticos, restaurantes y áreas comerciales. Todo esto buscando enriquecer la experiencia de vivir en la ciudad.

Los sensores que incorporan la mayoría de smartphones permiten identificar el lugar en el que se encuentra el usuario, la posición del teléfono y algunos datos del entorno. Todo esto permite a las aplicaciones móviles instaladas en el teléfono ofrecer experiencias de usuario más precisas y completas.

Esto está provocando una evolución tecnológica en ciudades y negocios. Conceptos como las smart cities (ciudades inteligentes) ya no se entienden sin usuarios con dispositivos conectados a Internet.

Los avances tecnológicos de los smartphones han provocado también una evolución tecnológica en el uso de sensores. La domótica y los wearables (prendas inteligentes) son un ejemplo de esta evolución. Actualmente podemos encontrar multitud de elementos tecnológicos y sensibles por la ciudad, el trabajo y el hogar. Incluso sobre nosotros mismos.

T4F KIT v19

Entornos inteligentes

Cuando una habitación, un edificio o una ciudad utiliza elementos tecnológicos para obtener información del ambiente podemos empezar a hablar de entornos inteligentes .

Detectores de presencia, termómetros o estaciones climáticas son ejemplos ya habituales en ciudades y edificios.

Toda esta funcionalidad y sensibilidad del entorno que nos rodea actualmente, en muchos casos y por desgracia, no suele comunicarse con personas o dispositivos móviles pero eso está cambiando. La razón es simple: un entorno controlable y controlado es más confortable para las personas.

Algo confortable puede ser más usable, más eficaz y más accesible para todas las personas.

T4F KIT v09

El smartphone no es suficiente

En muchas ocasiones el teléfono no tiene los suficientes recursos como para ofrecer un servicio o experiencia completa.

La precisión y la capacidad de los sensores de un smartphone, en muchos casos, puede ser muy limitada o bien no incluir los suficientes sensores para que el servicio o la aplicación puedan ayudar al usuario.

También la posición del smartphone puede dificultar la actividad del sensor. Por ejemplo, si el smartphone siempre va en el bolsillo del usuario no se puede hacer uso de sensores de ruido, luminosidad y temperatura ambiente ya que los datos obtenidos no serán reales para el entorno en el que se mueve el usuario.

La solución más inmediata pasa por ampliar la capacidad sensorial del smartphone conectando otros sensores o dispositivos del entorno del usuario. Este tipo de dispositivo puede ser una prenda o elemento que lleve el propio usuario como unas gafas, unos zapatos, un sombrero o las propias prendas de vestir. Es lo que se conoce como prendas inteligentes o wearables.

Pero un wearable también puede ser un dispositivo que no posea la forma de un objeto o prenda de vestir. Puede ser una pequeña caja o dispositivo que nos permita usarlo o colocarlo en distintos elementos de nuestro entorno o sobre nosotros mismos.

Estos wearables hacen que un smartphone pueda acceder a sensores más precisos, colocados en un lugar más idóneo y, además, ahorrar en batería y potencia del procesador de nuestro smartphone ya que la gestión y mantenimiento de estos nuevos sensores queda delegado al dispositivo wearable.

T4F KIT v25

Tech4Freedom

El proyecto Tech4Freedom está desarrollando una extensión sensorial para nuestros smartphones buscando ofrecer servicios a personas con discapacidad para superar barreras físicas, sociales y mentales.

Este dispositivo incorpora sensores para detectar la temperatura ambiente, obstáculos, comunicarse con elementos del entorno y diversas funciones más que permiten a los desarrolladores de aplicaciones móviles crear nuevos servicios a través de un smartphonecomunicándose con el dispositivo de Tech4Fredom para alcanzar un mayor conocimiento del entorno.

Puedes ver un vídeo descriptivo de Tech4Freedom en inglés para conocer sus posibilidades.

La accesibilidad en este contexto

Toda esta tecnología en nuestra mano, nuestra ropa y nuestro alrededor puede beneficiar notablemente la autonomía personal de las personas con discapacidad y la accesibilidad del entorno para todo el mundo.

Esta tecnología permitiría crear habitaciones que controlen de forma automática la luz ambiental, la temperatura o la música ambiental dependiendo de si hay alguien en la habitación o la persona o personas que están en la habitación necesitan más luz, no les gusta los ambientes húmedos o ruidosos.

También permitiría controlar si una persona entra o sale de un área delimitada por sensores. Por ejemplo, padres ciegos pueden controlar si sus hijos salen de una habitación o personas ciegas pueden jugar en áreas de juego delimitadas mediante sensores.

Los sensores en la ropa pueden ayudar a la detección de obstáculos, un mejor posicionamiento en la ciudad y en interiores de edificios así como facilitar la asistencia médica ante accidentes a personas con necesidades especiales detectando si han sufrido una caida, su presión arterial es baja o sufren de una hipoglucemia.

La tecnología sigue demostrando que es el camino para un mundo más accesible e inclusivo.

Post publicado en: Programar a ciegas – Un blog sobre accesibilidad, usabilidad, diseño para todo y nuevas tecnologías

T4F KIT v01

Imágenes de Sonrisas y Vida

Los bufetes tratan de mitigar los riesgos de los “wearables”

05/12/2014

Estos dispositivos inteligentes incorporados a nuestro cuerpo mediante pulseras, relojes o prendas de ropa, podrían presentar un riesgo legal para la privacidad y la protección de datos de los consumidores.

wearables 01

EXPANSIÓN – Carlos García-León

Los wearables son el producto que más está creciendo en el sector tecnológico. Su imparable ascenso quedó patente en la edición de 2014 del Mobile World Congress, celebrado en Barcelona. Estos aparatos y dispositivos electrónicos que se incorporan en alguna parte de nuestro cuerpo interactuando continuamente con el usuario y con otros dispositivos –como los smartphones– con la finalidad de realizar alguna función específica, se encuentran cada vez más presentes en nuestras vidas. Pueden ser relojes inteligentes, zapatillas de deporte con GPS incorporado o pulseras que monitorizan nuestro estado de salud.

Algunos de estos dispositivos se llevan puestos los 365 días del año y suelen recoger dos tipos diferentes de datos: biométricos (huella, foto de la cara, etc.) y biomédicos (constantes vitales, actividad física, calorías…). Muchos de estos dispositivos están clasificados como sanitarios –que es como nacieron– , por lo que tienen que cumplir con una serie de leyes y una directiva europea.

Sin embargo, los wearables se están generalizado como un gadget atractivo a través de joyería, llaveros, anillos, etcétera, y según los expertos consultados por EXPANSIÓN, «muchas veces se están saltando las legislaciones». Este tipo de aparatos suele recoger y enviar a otro dispositivo información sensible, donde se almacena. El problema, asegura Carmen Casado, abogada de Jausas, es que «esto presenta un riesgo para la privacidad y la protección de datos, porque hay una amenaza de que el consumidor pierda el control de sus datos de carácter personal». Casado añade que «el 85% de las aplicaciones no ofrece información a los usuarios de qué se va a hacer con la información de carácter personal de los usuarios».

Para Eduard Blasi, abogado de Marimón, «las empresas pueden deducir muchas cosas de la actividad de estos aparatos. Por ejemplo, de un dispositivo que mide la actividad física se puede saber si una persona es sedentaria, qué peso tiene o cuáles son sus hábitos, información confidencial muy atractiva para muchas compañías de servicios para ofrecer sus productos para potenciales clientes».

Responsabilidad

Las empresas que crean y lanzan estos productos tienen una responsabilidad y están empezando a contratar a bufetes para identificar dónde pueden estar los riesgos. Aunque las peticiones de asesoramiento todavía no están siendo muy altas, empieza a haber un gran número de acercamientos y consultas de fabricantes. «Los abogados, además de tratar de adelantarnos a los problemas legales que pudieran surgir, debemos diseñar las políticas de privacidad y de confidencialidad para que el usuario pueda otorgar la autorización necesaria», explica Casado.

Muchas multinacionales del sector del deporte ya están desarrollando o participando en aplicaciones que tienen un componente importante en el ámbito de la salud. Google, por ejemplo, prepara en colaboración con Novartis unas lentillas inteligentes para diabéticos, que les ayudará a medir con mayor precisión el nivel de glucosa en las lágrimas. Tendrán unos sensores no invasivos, así como microchips y componentes electrónicos muy pequeños.

Legislación

Alejandro Touriño, socio de Ecija, asegura que unos de los principales problemas en estos casos es que, «como muchas veces, los fabricantes de estos dispositivos son nortearicanos, se niegan a aceptar la legislación europea. Es cierto que ya se ha apuntado, como en el caso del derecho al olvido, que si el proveedor es europeo, tiene que atenerse a la legislación comunitaria, pero en la práctica muchas compañías no lo hacen».

Touriño añade que lo más importante es que «estos aparatos o aplicaciones tengan un procedimiento claro para pedir y obtener el consentimiento del usuario para el tratamiento de sus datos. Y además que se aclare muy bien cómo serán tratados esos datos, para verificar que no se usan para otros fines».

¿Herramientas para el espionaje?

Muchos de estos ‘wearables’ tienen una cámara de vídeo incorporada para, por ejemplo, ir grabando el recorrido que un corredor realiza durante una carrera o en sus entrenamientos. Al igual que muchos espías han pirateado las webcam de muchos ordenadores de sobremesa o portátiles de cualquier usuario, los ‘hackers’ también podrían acceder fácilmente a las cámaras de los ‘wearables’.

Se estaría desarrollando, sin que el usuario sea consciente, una herramienta de espionaje difícil de detectar si se encuentra en joyas o partes de la ropa, por ejemplo. En este momento, los expertos no creen que los ‘wearables’ estén en el punto de mira de los creadores de amenazas APT (amenazas persistentes avanzadas), pero añaden que es probable que en el futuro se conviertan en objetivo si llegan a ser adoptadas ampliamente por los consumidores. «En el futuro, los datos recogidos por estos dispositivos atraerán nuevos jugadores a la escena el ciberespionaje», aseguran.

Gadgetman_MWC_Infographic


A %d blogueros les gusta esto: